Tests de este mes Tests anteriores Revista Todo Guitarra y Bajo

GHS cuerdas


Entrevistamos a Greg Orred, gerente de ventas internacionales de esta fábrica de cuerdas, quien no sólo nos mostró sus nuevos productos, sino que también nos habló sobre el proceso de fabricación de las cuerdas.

Existen varios productos nuevos de GHS, los cuales hemos venido presentando en los últimos meses. GHS fabrica cuerdas para una amplia gama de instrumentos, desde guitarras a ukeleles, desde bajos a banjos, etc. Recientemente incluimos en nuestro catálogo un nuevo encordado para mandolina, el Pure Nickel Mandolin. Para nosotros, el mercado de la música bluegrass está en expansión, por lo que decidimos incrementar nuestra oferta en este campo. También hicimos un set para banjo (Nickel Plated) que provee al instrumento un ataque y sonido diferente, y otro para pedal steel con el mismo material.

 En cuanto al bajo eléctrico, GHS presentó en NAMM las Balanced Nickels, que combinan materiales tradicionales con un moderno diseño de la cuerda. De esta forma, colocamos el entorchado de niquel sobre un alma redondo de acero y todas, de la 1ª a la 4ª o 5ª según sea el caso, tienen la misma cantidad de vueltas en su entorchado. Esto otorga al encordado una tensión similar entre sus cuerdas y un sonido muy balanceado en cuanto a su volumen.

Siguiendo con lo que es bajo eléctrico están las Pressurewound, que son cuerdas semi-flat de una aleación especial (Alloy 52), que tienen un tono más meloso, con menos ruido de los dedos. Esta cuerda es ideal para quienes usan bajo fretless.

Lo más nuevo en lo que es el encordado de bajo es el set BEAD Tuned Bass Boomers. Este encordado está diseñado específicamente para los bajistas que afinan su bajo de cuatro cuerdas como si fuera uno de cinco. Por eso el nombre del encordado. Las BEAD vienen en las medidas .060/.125, .065/.130 y .070/.140.

En cuanto a los accesorios, proximamente vamos a presentar el GHS Fingerboard Care-Kit para el cuidado de las cuerdas y de la trastera del instrumento. Este kit contendrá una botellita de nuestro aceite para limpiar el diapasón, un limpiador y pulidor de trastes, y lógicamente una pequeña franela para realizar la limpieza.

 

Luego de comentarnos sobre las novedades de la compañía, le preguntamos a Greg Orred qué es lo que hace a una buena cuerda. “Existe mucho de magia negra, por así decirlo, en lo que es la receta para hacer una gran cuerda…”, respondió el gerente de ventas de GHS. “Pero desde el punto de vista de la fabricación, hay que usar materiales de buena calidad, hay que usar máquinas decentes para hacer las cuerdas, y sobre todo, hay que contar con la gente adecuada para ver que la calidad de la cuerda sea consistente entre todos los modelos. El momento crítico es cuando la máquina realiza el entorchado sobre el alma de la cuerda. Si existe un mínimo espacio en el entorchado, la vibración y el tono no van a ser los adecuados. Y es lo que sucede con las cuerdas de menor calidad. El entorchado tiene que ser ajustado y consistente, y tiene que ser verificado visualmente mediante una lupa gigante. Por eso es muy importante el hecho de tener a gente especializada en este punto de la fabricación de las cuerdas, que sepa qué es lo que está buscando. También, la fábrica debe tener un adecuado control de la humedad ambiente, un detalle muy importante al momento de empaquetar las cuerdas. Y lógicamente que GHS llena todos estos requisitos.

Cuando sacamos un nuevo modelo de cuerda, se lo damos a los artistas para que lo prueben, e inclusive lo testeamos nosotros mismos en la fábrica. Si no estamos conformes, lo hacemos de nuevo, y así sucesivamente hasta llegar al resultado deseado. Por eso es que tenemos tal cantidad distinta de cuerdas, con diferentes materiales. Todo suena diferente y se siente diferente”.

¿Y qué nos dijo Orred sobre la controversia que existe entre las cuerdas regulares y las que llevan un tratamiento anticorrosivo (coated vs. uncoated)? “Existe un chiste sobre este tema, que dice que las coated strings están muertas ni bien salen del paquete (risas). Una cuerda regular puede tener un sonido más brillante y se puede sentir más natural al tacto, pero su sonido se va a degradar más rápido que una cuerda que lleva el tratamiento anticorrosivo. Nosotros tenemos las Coated Boomers para guitarra eléctrica y las Infinity Bronze para acústica, que llevan un baño exterior llamado MST que las protege de la corrosión. Al comienzo, su sonido y su ataque quizás no sea tan brillante como el de una cuerda regular, pero su vida útil se extiende en el tiempo mucho más. Todo depende de lo que el músico esté buscando, y también de lo que pueda pagar, ya que este proceso es más caro de fabricar, por lo que la cuerda también incrementa su valor”.

 

Hace un tiempo, GHS cambió su packaging tradicional por uno más moderno y sellado. “Inicialmente hubo mucha preocupación al respecto, porque GHS tenía un packaging muy reconocible y característico. Otras compañías han venido usando el paquete con papel de aluminio. GHS está localizado en Battle Creek, Michigan, donde se hacen los Pop-Tarts de Kellogg’s, que tienen un packaging similar. Pero para nosotros, el avance real fue el Nitro-Pack, que envasa cada la cuerda al vacío. Se envasan con nitrógeno, ¡sin oxígeno! Y la palabra oxígeno va con la palabra óxido. Escencialmente, las cuerdas envasadas de este modo tendrían que durar por siempre. Yo mismo he tenido encordados guardados en mi casa por dos años, y cuando las coloco están como si hubieran sido fabricadas ayer”.



Importa y distribuye: Carme SRL www.carme.com.ar

 

www.guitarraonline.com.ar
Webmasters: Pablo pablo@guitarraonline.com.ar
Marcelo Roascio mroascio@guitarraonline.com.ar
Publicidad: Laura Goldar lauragoldar@gmail.com