Tests de este mes Tests anteriores Revista Todo Guitarra y Bajo

Headrush Pedalboard


Además de su amplia variedad de sonidos, esta pedalera ofrece una navegación muy intuitiva. Ya sea que se esté buscando un multiefectos, un rig completo de modelado de sonidos, o una unidad de grabación autónoma, la HeadRush es claramente la indicada.

¿Cansado de cargar un ampli junto con una plataforma llena de pedales a los shows? Muchos de los músicos profesionales que conocemos -más los extranjeros que los locales- si bien graban con un ampli y con pedales, a la hora de reproducir lo grabado en vivo, eligen un procesador que les resuelva el tema del sonido y de la portabilidad.

Es así como la HeadRush Pedalboard trae en su interior un procesador de cuatro núcleos alimentado por el software DSP Eleven HD Expanded ElevenRack de Avid. Incluye 33 modelos de equipos, dos tercios de los cuales son amplis vintage clásicos. Trae 15 configuraciones de gabinetes que van del 1x8” al 4x12” con 10 tipos de micrófonos, 6 tipos de distorsiones, 8 efectos rotativos tipo Leslie, 5 opciones de EQ, 11 modulaciones, 7 reverbs/delays, unb looper con 20 minutos de sampelo, y 5 efectos de expresión, incluyendo Whammy y wah wah. ¿Qué mas?

Para los que se preguntan de dónde salió la HeadRush, podemos decir que sus creadores son los mismos que idearon el software de simulación de amplis Eleven de Digidesign, que se incluye con el reconocido soft de grabación multipista Pro Tools.

Entre las conexiones que se encuentran en la parte trasera de la HeadRush hay un puerto USB que permite realizar backups de los presets de la pedalera, importar archivos IR, cargar presets creados por los usuarios desde la nube de HeadRush, y usarla como una interfase de audio para grabación o reamping, con cuatro canales de entrada y salida, incluyendo señales estéreo con y sin efecto. También se incluye Midi In & Out/Thru, loop de efectos con envíos y retornos derecho e izquierdo, salida de auriculares, salida tipo plug y balanceadas, y una entrada auxiliar para conectar por ejemplo un reproductor Mp3.

Cada uno de los 270 presets está construido por una cadena de 11 bloques, los cuales se pueden ordenar a gusto y placer por parte del usuario. Para llenar cada uno de estos bloques, tenemos para seleccionar entre las distintas simulaciones de equipos y entre los efectos. Con la HeadRush tenemos varias formas de activar los sonidos. En el modo Stomp, los dos footswitches de la derecha seleccionan los amplis, mientras que los ocho centrales van llamando a los efectos. En el modo Rig, los footwitches de la izquierda va pasando por los diferentes bancos que ya están armados, mientras que los ocho restantes seleccionan el programa o Rig. La pedalera ofrece también un modo híbrido de selección, donde podemos tener los programas o Rigs en la fila superior de los ocho footswitches, y los efectos en la fila inferior.

El frente se presenta con 12 footswitches, cada uno con su propio código de colores y una pantallita indicadora de función (ampli, efecto). Después tenemos cuatro potes en la esquina superior izquierda: tres de volumen (master, auriculares, auxiliar) y uno que permite seleccionar entre los diferentes menúes. En la sección derecha está el pedal de expresión.

La clave de esta pedalera en lo que a su programación se refiere está en su amplia pantalla táctil (tiene el tamaño de una tablet de 7”), la cual resulta en la práctica muy intuitiva. Sólo se trata de arrastrar un objeto de un lugar a otro -ya sea un pedal, un ampli o un gabinete- para cambiar su orden en la cadena de sonido. Más fácil, imposible. Un simple golpecito en cualquiera de estos bloques traerá a la pantalla tres parámetros para su edición, los cuales se modifican con tres mini-potes que se encuentran a la derecha de la pantalla. Quien programó alguna vez un celular o una tablet, especialmente un iPhone o un iPad, verá que esto funciona de una forma muy similar. Si estamos en una situación de vivo y tenemos que modificar de urgencia algún parámetro, existe un modo llamado Hands-Free por el cual manteniendo apretado el footwitch asignado a ese ampli o efecto, podremos realizar el cambio de valores mediante el pedal de expresión.

En verdad, existe mucho pero mucho para hablar de la HeadRush, pero lo concreto es que la autenticidad de sus sonidos es muy impresionante. Los Fender, Marshall, Vox, Soldano, Mesa/Boogie, etc. suenan de primera, y la posibilidad de sumarle o restarle efectos a cada uno no hace sino incrementar su atenticidad.

En conclusión, podemos decir que la HeadRush es una excelente opción para los guitarristas que les gusta adentrarse a full en el mundo digital, pero que también se preocupan y mucho por contar con un sonido que sea lo más realista posible. Además, esta pedalera es una herramienta muy eficaz en una situación de grabación en directo.



Marcelo Roascio
Importa y distribuye: Kairon Music
www.kaironmusic.com.ar

 

www.guitarraonline.com.ar
Webmasters: Pablo pablo@guitarraonline.com.ar
Marcelo Roascio mroascio@guitarraonline.com.ar
Publicidad: Laura Goldar lauragoldar@gmail.com