Tests de este mes Tests anteriores Revista Todo Guitarra y Bajo
Ibanez TSA-30 Combo


Quienes estén al tanto de las últimas tendencias en el campo de los equipos para guitarra eléctrica, habrán notado la aparición de amplis de muy poco wattage. En este caso, presentamos un combo valvular que incluye el circuito original del pedal Tube Screamer.

Ibanez viene incluyendo, desde hace ya varios años, distintas series de amplificadores dentro de su línea de productos. En la actualidad, además de los IBZ de 10 y 15 watts, y de los Soul Wave para bajo, que van de los 15 a los 135 watts de potencia, Ibanez cuenta con una serie de equipos valvulares para guitarra eléctrica, llamada TSA.
Los Tube Screamer Amplifiers tienen la particularidad de incluir en su interior… el circuito del legendario overdrive Tube Screamer. Junto con los modelos de 5 y 15 watts, la serie TSA incluye un combo de 30 watts, el cual probaremos a continuación.

Vayamos primero a la data técnica de este combo valvular. El TSA-30 U trae un parlante Celestion Seventy80 de 12", junto con un loop de efectos y una salida externa conmutable para 4, 8 y 16 Ohms. Esto último facilita su conexión para cualquier tipo de bafle o gabinete acústico. En materia de válvulas, el combo de 30 watts incluye dos 6L6GC en su etapa de potencia y tres 12AX7 en la etapa del preamp.
Pasando al tema controles, el TSA-30 incluye en su único canal: ganancia, graves, medios, agudos y volumen. ¡Pero ojo! Porque si queremos saturación, están los controles que gobiernan el circuito del Tube Screamer: overdrive (saturación), tono y nivel, además de un switch de boost (+6 dB) y otro de conmutación del efecto.

Es sabido que muchos guitarristas utilizan un overdrive como el Tube Screamer para ayudar en el tema saturacón de sus equipos valvulares. Por lo tanto, lo que hizo ibanez en este caso, fue directamente incluir este efecto dentro de su quipo, ofreciendo así una especie de dos-por-uno.
Quienes estén al tanto de las últimas tendencias en el tema de los equipos para guitarra eléctrica, habrán notado la aparición de amplis de muy poco wattage. La teoría nos dice que si "…le damos rosca" a un ampli valvular, vamos a obtener un máximo de rendimiento. Y en el caso de los amplis de poca potencia, ésto se traducirá en una buena saturación, pero a bajo volumen (vecinos y compañeros de banda, agradecidos).

El TSA-30, con el Gain al 30% y el volumen al 50%, entrega un muy buen sonido clean. Al ir subiendo el control de ganancia, la cosa empieza a rockear. Y si conmutamos el switch de Boost, el sonido adquiere mayor cuerpo y pegada. También, los controles de ecualización acompañan el espíritu del combo, adecuando con efectividad las distintas frecuencias deseadas. El resultado es una tonalidad robusta, con buenos medios y presencia.
Cuando conectamos el switch del Tube Screamer, seteando sus controles al 60%, y manteniendo el Gain entre el 30 y el 50%, lo que escuchamos es un sonido que Stratocaster mediante, invita al Texas blues. Si en cambio, cambiamos a una guitarra con doble bobina, los memoriosos podrán recrear el sonido original del Clapton de John Mayall, o del Peter Green de Fleetwood Mac.
Para pasar a terrenos más metaleros, habrá que conmutar el switch de Boost y subir sin miedo el control de ganancia. Buen cuerpo y sustain. Una buena opción en este caso, es también sumarle un bafle externo, ya sea de 2 x 12" o de 4 x 12".

Un combo valvular como este TSA-30 U de Ibanez tiene varias aplicaciones, siendo la más evidente la de un equipo apto para el estudio y para grabaciones. En el caso del vivo, habrá que ver el estilo de música a interpretar, junto con la posibilidad de contar con un buen retorno, en el caso de enfrentarnos a un baterista enardecido o a un bajista con aires de solista. Pero fuera de bromas, el TSA-30 suena muy bien. Además, el hecho de contar con el circuito original de uno de los pedales de overdrive más usados del planeta, es ciertamente un plus a la hora de buscar un combo valvular de poco wattage.